Información específica

 

  • Cursos y asignaturas

    Plan de estudios, estructura de cursos y asignaturas, programas y proyectos docentes de la titulación:

    Pincha en el enlace

  • Prácticas externas

    En los Grados ofrecidos por la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla, las prácticas externas pueden llevarse a cabo en tercer o cuarto cuarto curso.

    Puedes encontrar toda la información sobre las prácticas externas en el siguiente enlace

  • Trabajo de Fin de Grado (TFG)

    Trabajo Fin de Grado

    Los seis créditos del trabajo de fin de grado, así como los seis del módulo práctico, que se realizarán en cuarto curso, suponen el colofón de los estudios de grado. La experiencia de la creación científica que supone la elaboración de un trabajo, tutorizado por un/a docente, así como las prácticas en empresas o instituciones de muy diversa índole, completan la formación y proyección profesional y social que el Grado en Estudios Ingleses pueden ofrecer a los/as estudiantes que lo elijan.

    El TFG tiene una carga de 6 CE y, como trabajo fin de carrera, su realización está prevista en el segundo cuatrimestre del cuarto curso. Como requisito previo es necesario haber superado un mínimo de 180 créditos. Una vez concluido habrá una exposición y defensa pública del mismo. En su evaluación se valorarán los siguientes aspectos:

    • Estructura, contenidos y expresión del trabajo: 75%
    • Exposición y defensa del trabajo: 20%
    • Otros aspectos: 5%

    El trabajo versará sobre un tema del ámbito de la Filología en el nivel correspondiente a los estudios de Grado. Los contenidos específicos dependerán del tipo de trabajo y su objeto de estudio. Estará orientado por un tutor y supervisado por la comisión nombrada al efecto.

    Puedes encontrar toda la información específica sobre el TFG de tu Grado en el siguiente enlace

  • Salidas profesionales

    Salidas Profesionales

    “Este título de grado, que se centra en el estudio de las lenguas y literaturas griega y latina, es heredero de la Filología Clásica, una de las primeras titulaciones en filología que existieron en nuestro ordenamiento académico universitario. Los estudios filológicos sobre el mundo clásico cuentan, pues, con una larga y fecunda tradición y mantienen en la actualidad toda su vigencia, lo que explica la presencia en universidades europeas de prestigio de titulaciones de grado equiparables. Aparte de proporcionar una formación filológica en el sentido más tradicional del término, siempre ha estado en la vanguardia de la investigación lingüística, de las metodologías científicas y didácticas en nuestro país. Esto ha tenido especial repercusión en el ámbito de la formación y la investigación. Estos estudios tienen como objetivo formativo general un conocimiento amplio de la Antigüedad Grecolatina en todas sus facetas (lingüística, literaria, histórica, artística, etc.), además de indagar en sus orígenes y de estudiar su supervivencia hasta nuestros días. Esta titulación sirve, además, para preservar y difundir la riqueza del mundo clásico, que constituye una de las bases definitorias y determinantes de la civilización occidental, no sólo en términos de herencia, sino también como un elemento clave para construir el futuro de Europa. Los campos de investigación que se abren a los graduados son variadísimos y permiten profundizar en el conocimiento de la tradición lingüística y literaria de la Antigüedad Clásica (el engarce que hay entre la tradición latina y el medievo románico; y la relación entre Bizancio y parte del mundo eslavo), su historia, cultura, arte, y las ciencias relacionadas con dichas disciplinas, que, como bien es sabido, constituyen la base lingüística, histórica y cultural de Europa. Una dilatada experiencia demuestra que estos estudios forman titulados muy versátiles, con una gran capacidad de adaptación a toda suerte de situaciones laborales y de aprendizaje de todo tipo de técnicas de trabajo. Acercar la formación universitaria a la cambiante realidad social y laboral ha sido y es uno de los principales empeños de estos estudios. Las áreas de actuación profesional relacionadas con la docencia en enseñanza secundaria y universitaria, y la investigación en temas propios de la especialidad constituyen las salidas clásicas y principales para los titulados. Por otro lado, los empleadores, cada vez más, demandan un alto grado de preparación que incluye no sólo una sólida base de conocimientos, sino también metodología de trabajo, capacidad de organización y de adaptación, manejo de la información y la documentación, dominio de lenguas y cultura y destrezas relacionadas con las NTIC, competencias todas que estos estudios proporcionan en grado notable a los titulados, como se desprende de las encuestas realizadas en los últimos años. Gracias a ello resultan especialmente eficaces en la industria editorial y en aquella conectada con la difusión de la información y la cultura histórica, lingüística y literaria, así como en la gestión del patrimonio cultural e histórico, en los archivos, bibliotecas, museos y centros de documentación histórica y en los institutos de cultura e investigación de tipo específico, en instituciones guber­na­tivas y locales. Además, la formación que reciben incorpora los complementos de interdisciplinariedad que permiten a los titulados integrarse en equipos multidis­cipli­nares” (Libro Blanco del Programa de Convergencia Europea de la ANECA para los Títulos de Grado en Estudios en el Ámbito de la Lengua, Literatura, Cultura y Civilización, páginas 433-434).